ID:88 — 5/8/2016 at 5:21 AM — Hits: 1078
  • Comunismo y pobreza:
       Un método habitual de ocuparse de los programas y movimientos políticos es explicar y justificar su popularidad refiriéndose a las condiciones que la gente encuentra insatisfactorias y los objetivos que trata de alcanzar con la puesta en marcha de estos programas.
       
       Sin embargo, lo único que importa es si el programa referido es apropiado para conseguir los fines buscados. Un mal programa y una mala política no pueden explicarse nunca y menos justificarse apuntando a las condiciones insatisfactorias de sus origina-dores y defensores. Lo único que importa es si estas políticas pueden o no eliminar o aliviar los males que pretenden remediar.
       
       Pero casi todos nuestros contemporáneos declaran una y otra vez: Si quieres tener éxito en combatir al comunismo, el socialismo y el intervencionismo, debes primero mejorar las condiciones materiales del pueblo. La política de *laissez faire* dirige precisamente a hacer más próspero al pueblo. Pero no pudo tener éxito al verse empeorada cada vez más por medidas socialistas e intervencionistas.
       
       A muy corto plazo, las condiciones de una parte del pueblo pueden mejorarse expropiando a los empresarios y capitalistas y distribuyendo el botín. Pero esos caminos depredadores, que incluso el Manifiesto Comunista describía como "despóticos" y como "económicamente insuficientes e injustificables", sabotean el funcionamiento de la economía de mercado, empeoran enseguida las condiciones de todo el pueblo y frustran la labor de los empresarios y capitalistas por hacer más prósperas a las masas. Lo que es bueno por un instante que se desvanece rápidamente (es decir, al más corto plazo), muy pronto (es decir, a largo plazo) genera las consecuencias más perjudiciales.
       
       Los historiadores se equivocan al explicar el auge del nazismo refiriéndose a las adversidades y dificultades reales o imaginarias del pueblo alemán. Lo que hizo que los alemanes apoyaran casi unánimemente los veinticinco puntos del programa "inalterable" de Hitler no fueron algunas condiciones que consideraran insatisfactorias, sino su expectativa de que la puesta en marcha de su programa eliminaría sus quejas y les haría más felices. Acudieron al nazismo porque les faltó sentido común e inteligencia. No fueron suficientemente juiciosos como para reconocer a tiempo los desastres que el nazismo estaba condenado a producirles.
       
       La inmensa mayoría de la población mundial es extremadamente pobre cuando se compara con el nivel medio de vida de las naciones capitalistas. Pero esta pobreza no explica su tendencia a adoptar el programa comunista. Son anticapitalistas porque están cegados por la envidia, son ignorantes y demasiado perezosos como para apreciar correctamente las causas de sus problemas. Solo hay un medio de mejorar sus condiciones materiales, que es convencerlos de que solo el capitalismo puede hacerlos más prósperos.
       
       [...] La pobreza no es la fuente del socialismo, sino los presupuestos ideológicos falsos. La mayoría de nuestros contemporáneos rechazan de plano, sin haberlas estudiado nunca, todas las enseñanzas de economía como un sinsentido apriorístico. Solo puede confiarse en la experiencia, sostienen. ¿Pero hay alguna experiencia que pueda hablar en favor del socialismo?
       
       Responde el socialista: Pero el capitalismo crea pobreza: mirad a India y China. La objeción es inútil. Ni India ni China han establecido nunca capitalismo. Su pobreza es el resultado de la ausencia de capitalismo.
       
       Lo que ocurrió en estos y otros países subdesarrollados fue que se beneficiaron desde el exterior de algunos de los frutos del capitalismo sin haber adoptado el modo capitalista de producción. Capitalistas europeos, y en años recientes también estadounidenses, invirtieron capital en sus zonas y aumentaron así la productividad marginal del trabajo y los niveles salariales. Al mismo tiempo, estos pueblos recibieron del exterior los medios para luchar contra enfermedades contagiosas, medicamentos desarrolla-dos en los países capitalistas. Consecuentemente, las tasas de mortalidad, especialmente la mortalidad infantil, cayeron considerablemente. En los países capitalistas esta prolongación de la vida media se vio parcialmente compensada por una caída en la tasa de natalidad. Al aumentar la acumulación de capital más rápidamente que la población, creció constantemente la cuota por cabeza de capital invertido. Estas naciones impidieron con sus políticas la importación de capital extranjero y la acumulación de capital nacional. El efecto conjunto de la alta tasa de natalidad y la ausencia de un aumento en el capital es, por supuesto, el aumento de la pobreza.
       
       Solo hay un medio para mejorar el bienestar material de los hombres, que es acelerar el aumento en el capital acumulado res-pecto de la población. Ninguna elucubración psicológica, por muy compleja que sea, puede alterar este hecho. No hay excusa alguna para seguir políticas que no solo fracasarán en alcanzar los fines buscados, sino que incluso empeorarán seriamente las condiciones.
       
       -Extracto del libro: PÉRDIDAS Y GANANCIAS de Ludwig von Mises
       
       Término *laissez faire*:
       https://es.wikipedia.org/wiki/Laissez_faire
    @JohnGalt_ar
    Tag: #Capitalismo Comentarios(0)

...icar y justificar su popularidad refiriéndose a las condiciones que la gente encuentra insatisfactorias y los objetivos que trata de alcanzar con la puesta en marcha de estos programas. Sin embargo, lo único que importa es si el programa referido es

  • Lo han twitteado:En total S/RT: @JohnGalt_ar @PrincipiosLib
  • ¿Sabías que puedes Twittear con solo votar "Favorito!"! en cada post?. Solo debes conectar tu cuenta de Twitter, es muy fácil y seguro, no tienes que develar tu clave ni email.

Aún no tenemos comentarios publicados para esta historia...

Categorías